Sesiones de Rebirthing

También conocido en inglés como Breathwork (trabajo de respiración), es el proceso de respirar de manera consciente  y circular (sin pausas, haciendo fluir por el organismo tanto energía como oxígeno) y de tomar conciencia del poder de nuestro pensamiento como creador de nuestra vida.

Ayuda a alcanzar claridad mental para dejar partir la negatividad, hábitos y creencias que ya no nos son útiles y nos perjudican e instaurar en su lugar otros benéficos, para vivir en un sentimiento de satisfacción propia y con la vida, elevando la auto-aceptación, la estima personal y el amor universal.

Perteneciente a la rama de la psicología transpersonal, Rebirthing aporta muchos beneficios en lo físico y en lo psíquico, tanto a nivel terapéutico como de desarrollo personal y auto-superación.

Especialmente durante el período natal y la primera infancia, se nos hace difícil procesar e integrar las vivencias dolorosas de miedo y desagrado; entonces, las reprimimos (en un esfuerzo inconsciente para apartarlas y ocultarlas, para ya no sentirlas). Pero toda vivencia reprimida va asociada a una creencia (perjudicial por lo negativa) que, por el poder creador del pensamiento, re-creamos una y otra vez a lo largo de la vida. Es decir, en vez de alejarnos de las sensaciones de la experiencia negativa, las atraemos y vivimos una y otra vez. Todo lo que se resiste, persiste.

Al respirar con Rebirthing dejamos aflorar las vivencias pasadas reprimidas, topamos con las creencias negativas asociadas que, traídas a la memoria, podemos trabajarlas y aprender una lección valiosa, crear nuevas creencias positivas, y, generalmente, hasta disfrutar con ello. Aprendemos a dejar de reprimir y propiciamos equilibrar y purificar lo físico, mental, emocional y espiritual.

Fundamentos del Rebirthing

Rebirthing posee dos pilares fundamentales: la respiración y la reprogramación del pensamiento (PNL).

El poder sanador de la respiración del Rebirthing es la piedra angular de esta técnica, mas el trabajo paralelo con el poder creador del pensamiento complementa y potencia el proceso terapéutico o de desarrollo personal que se esté siguiendo.

A.   La respiración: (pilar físico)

Abarca tres aspectos:

1)   Activación:

La respiración del Rebirthing sirve para activar y energizar, pues respiramos tanto oxígeno como energía. Del oxígeno que respiramos para el buen funcionamiento celular de todos los sistemas y órganos del cuerpo humano, sólo el cerebro consume el 20%.  La energía  es el hálito que sostiene la vida, y al hacerla circular voluntariamente por nuestras redes energéticas, revitalizamos el organismo, la mente y el espíritu.

2)   Purificación:

La respiración del Rebirthing limpia y purifica a tres niveles:

Físico: se limpia el cuerpo de las toxinas producidas por los procesos metabólicos celulares. (La respiración excreta el 70% de toxinas (el otro 30% es excretado a través del sudor, heces y orina).

Mental: se toma conciencia de creencias y hábitos de pensamiento que nos han venido resultando negativos y perjudiciales restándonos vitalidad, para entonces corregirlos. Se ven las situaciones mucho más claramente.

Emocional: se integran (a través de la comprensión y aceptación) las emociones contenidas o reprimidas (especialmente durante la niñez), lo cual nos deja una cada vez más amplia libertad emocional para tomar hoy decisiones más acertadas, sin las aprensiones y prejuicios inconscientes que nos limitan.

3)   Evolución:

Con la respiración del Rebirthing cada quien alcanza una sensación de pertenencia y conexión con un todo y se siente parte importante de ello (naturaleza / universo / divinidad…). Se forma y va evolucionando una actitud de respeto y amor hacia sí mismo, el ser humano y toda la creación.

B.   El pensamiento: (pilar mental)

El poder creador del pensamiento es indiscutible: según la calidad de tus pensamientos es la calidad de tus resultados. Con nuestros pensamientos y acorde a ellos (básicamente con los pensamientos subconscientes), atraemos a nuestra realidad personas y situaciones que los reafirman. Así, sobre lo que solemos pensar negativamente, “creamos” y “atraemos” a nuestra realidad personas y situaciones que vienen a traer más negatividad y reconfirman tales pensamientos.

La intención es, entonces, entrenar al cliente en observar las cosas que le desagradan de su vida para hacerse consciente de las creencias negativas subconscientes que le han estado perjudicando. Y conociéndolas, cambiarlas conscientemente para atraer los resultados adecuados esperados.

Los bloqueos en nuestra multi-dimensionalidad (cuerpo, mente, emoción y espíritu).

La física afirma que todo en el universo es energía. Así que, en el ser humano, todo lo físico, mental, emocional y espiritual, es igualmente energía (sólo vibrando a diversas velocidades). Por ello, al  tener un bloqueo en una dimensión, tarde o temprano sus otras dimensiones resultan también afectadas. Es sabido que un asunto emocional o existencial puede generar disfunciones orgánicas, y que un malestar físico puede derrumbar el mejor de los ánimos.

Teniendo en cuenta que, generalmente, los malestares físicos son reflejo de conflictos en la mente y emoción, el Rebirthing reequilibra todo nuestro ser haciendo fluir la energía liberando bloqueos físicos y emocionales, y apoya a reconocer, aceptar y tomar acciones para sanar el presente y prevenir para el futuro.

La falta de Misión y Propósito de vida.

Sin lugar a dudas, todo ser humano viene a la vida con una Misión, con un Propósito de aportación a la humanidad. Viene con unos dones, cualidades, aptitudes, potencialidades, sueños… y sí, con limitaciones a superar, proponiéndose objetivos y planes de acción, para alcanzar tal Propósito. La realización está en entregar lo que se ha venido a dar.

Los conflictos, asuntos emocionales y miedos no resueltos limitan las aptitudes, las cualidades, los sueños y las acciones… sumando una mezcla de desconcierto, frustración, resignación, rabia y más que ensanchan las limitaciones. Con el tiempo, todo ello aturde y bloquea la visión del propósito de vida, y nos hunde en una espiral descendente de lamentaciones y desesperanza.

El Rebirthing facilita el concienciar y superar los asuntos emocionales no resueltos y a potenciar capacidades para desarrollar la expresión y logro de objetivos y la realización del propósito de vida en adecuado equilibrio emocional.

Los beneficios que aporta la práctica del Rebirthing se van obteniendo en mejora de calidad de vida y de relaciones alientan a continuar con cada logro alcanzado.

Procedimiento del Rebirthing

Duración:

Rebirthing se realiza generalmente en un ciclo de 10 sesiones (semanales de preferencia). Una sesión puede tener unas 2 horas de duración: la respiración es de más o menos 1 hora y el resto del tiempo se trabaja con el material aflorado a la conciencia, se indican ejercicios, lecturas o actividades apropiadas para que el cliente haga durante la semana, hasta la próxima sesión.

Tipos:

El primer ciclo se hará en seco: tumbados boca arriba de la de manera relajada. Luego, si se desea hacer más, pueden hacerse otros ciclos sumergidos en agua (en una bañera, piscina o el mar) o en fuego, cerca de una gran fogata. El agua a diferentes temperaturas y el fuego potencian la sesión y se obtienen matices y experiencias de etapas distintas.

También pueden hacerse ciclos en grupo, lo cual resulta enriquecedor por el aprendizaje que se adquiere, además, de las experiencias de otras personas.

Técnicas y ejercicios de apoyo durante el trabajo del Rebirthing para facilitar el proceso de cambio:

  • Afirmaciones (frases en presente y en positivo sobre lo que se desea desde ahora, en cambio de lo que se tiene y no agrada), preferiblemente con la “columna de repuesta emocional”, pues resultan efectivas más rápidamente.
  • Visualizaciones guiadas escogidas según la problemática del cliente (ejercicios de reflexión e imaginación sugestivos para impulsar los cambios deseados).
  • Perdón: a sí mismo, a los padres, y a las figuras con las que se han tenido dificultades (frases en presente y positivo sobre aspectos por los que nos hemos culpado o culpado a otros), también preferiblemente con la “columna de respuesta emocional”.