Talleres prácticos

Taller de Practica Reiki (workshop)

Es muy importante la práctica del reiki (workshop), ya que la práctica es lo que marca un antes y un después en la vida de iniciado de REIKI. Las sintonizaciones son el primer paso que cambia la vida del nuevo Practicante de Reiki, pero la práctica es la esencia, el objetivo de Reiki.

Practicar sobre sí mismo, hará más limpia, más calma y más sana su vida, pero hacerlo sobre otros, ampliará su experiencia, le dará confianza en sí mismo, expandirá su consciencia, haciéndole conocer el amor compasivo, la solidaridad y la humildad que son los atributos intrínsecos de Reiki.

Nunca, por muchas prácticas acumuladas que se tengan, una práctica entre reikianos es igual a otra, creer esto es no estar realmente consustanciados con la Energía Vital Universal, ni con la vida en su necesario fluir.
Las manos aprenden rápido a reconocer las frecuencias sutiles de la energía; como se expresa, y qué expresa. Todos necesitamos ser “tocados, abrazados, sostenidos” la mayoría de las des-armonizaciones, sino todas, tienen un factor común: el miedo, la más primaria de las emociones humanas. El miedo es lo contrario al amor.
La clave es practicar y practicar,  dejar que la energía siga fluyendo, porque mientras más se practique, más energía fluirá.

 

Talleres de Practica Reiki (Workshops)
Los talleres de practica Reiki, permiten a los nuevos practicantes reiki, asi como a todos los practicantes, practicar esta maravillosa técnica. Son talleres abiertos para practicantes de Reiki de todas las escuelas y todos los niveles. Son encuentros de práctica e intercambio de Reiki con meditación guiada.

Es una maravillosa posibilidad que nos permite el uso de Reiki, ya que al trabajar varias personas canalizando energía sobre un paciente, la energía se suma sinérgicamente con lo que el tratamiento se hace más corto y eficaz.

Lo ideal es trabajar así por lo menos una vez a la semana participando tantos terapeutas como sea posible (sin llegar a estorbarse), repartiéndose las distintas zonas anatómicas del receptor.

Cabe aclarar que aunque es una gran forma de aplicar Reiki, al trabajar varias personas se pueden suscitar detalles propios e inconvenientes de la convivencia humana, por lo que se sugieren algunas medidas básicas para procurar que el tratamiento se lleve a cabo de la manera más armoniosa posible.

  1. El Terapeuta que se encuentra a la cabeza es el coordinador, y dará las pautas para que cuando él cambie las posiciones de las manos, los otros terapeutas también lo hagan al mismo tiempo.
  2. El coordinador organizara a los demás terapeutas que deberán hacer el tratamiento de acuerdo a estas directivas.
  3. Los terapeutas se van a acomodar alrededor del paciente de la forma que indique el coordinador.

No se requiere que se tenga un maestro en una posición específica, Reiki trabajará igual con cualquiera de los terapeutas que participen en una sesión en grupo independientemente de su grado ya que todos van a canalizar la misma energía sobre el paciente.

A continuación un ejemplo trabajando 4 terapeutas

Pasos a seguir:

  1. Se designa al coordinador
  2. El coordinador acomoda a cada terapeuta
  3. Contactar con Reiki (todos los terapeutas)
  4. Peinar,  alisar o acariciar el aura del paciente (terapeutas en las posiciones laterales)
  5. El terapeuta colocado en la cabecera del paciente hace las posiciones de la cabeza (ojos, sienes, nuca, coronilla)
  6. Los terapeutas colocados a los lados del paciente hacen las posiciones (hombros, timo corazón, plexo solar y de espalda hombros, espalda media, espalda baja).
  7. El terapeuta colocado a los pies del paciente hace las posiciones de chakra sexual, chakra raíz, corvas, y pies.
  8. Peinar,  alisar o acariciar el aura del paciente (terapeutas en las posiciones laterales)
  9. Agradecer el uso de Reiki (todos los terapeutas)

Dependiendo del número de terapeutas que van a tratar al paciente, se van a dividir las posiciones para aplicar Reiki. Si solo fueran dos terapeutas, le corresponde al terapeuta de la cabeza peinar,  alisar o acariciar el aura.