La relatividad del poder absoluto del Perdón

La relatividad del poder absoluto del Perdón

By Jackie González
abrazo
 

Cuando perdonas, te liberas de una energía negativa que te mantiene atado (a)  al rencor, al re-sentimiento, al deseo de venganza, y que también te mantiene atado (a) a tu “agresor”.

Cuando no perdonas te encuentras en estado involutivo,  no tienes paz, no puedes alcanzar la felicidad  y terminas enfermándote.

Cuando reconoces que existe la posibilidad de que te hayas equivocado, y que tus acciones o palabras han podido causar dolor a otros, y te arrepientes de ello, y pides perdón, te liberas a ti y a la persona “ofendida”,  de las memorias negativas y del karma.

Cuando pides perdón, liberas tu energía de la culpa y de sus consecuencias negativas, y puedes vivir en paz  y armonía.

Cuando no pides perdón, tu energía se mantiene atada a la culpa, a la necesidad inconsciente de ser castigado (a) y al resentimiento de la persona “ofendida”, y esto termina mermando tu energía y causándote sufrimiento.

Perdonar y pedir perdón es importante cuando vivimos las resultados que nuestra manera de pensar, basada en el viejo paradigma, produjo;  pero si reprogramamos nuestras creencias y tratamos de vivir y actuar como Seres conscientes, acallando nuestra mente,  podemos decidir pensar de una manera más asertiva: no tomando las acciones o palabras de otro, como algo personal, no elucubrando o suponiendo que los demás actúan a propósito, para molestar y hacer daño.

No es posible que entremos en la mente y corazón de los demás y conozcamos sus mas íntimos pensamientos y sentimientos, entonces, porque vamos a elegir pensar que cierta persona está actuando de mala fe, para causarnos dolor? Si insistimos en pensar lo peor de las personas con las que nos relacionamos, nos sentiremos ofendidos, molestos, llenos de rencor, y en fin, alejados de la paz, el  amor y la felicidad.

Elegir un pensamiento negativo, definitivamente no nos ayuda ni a nosotros, ni a los demás, en cambio, si decidimos pensar que las palabras o acciones de esta persona, no representan nada personal,  tal como lo dice el Dr. Miguel Ruiz, vamos a estar tranquilos y en paz, y nuestras relaciones nos van a aportar mayor felicidad y amor.

Recordemos, que todos estamos aquí viviendo nuestros temas de vida, y que todos estamos conectados.  Nuestros padres, parejas, hijos, etc.,  están interpretando el rol que mejor nos apoya al cumplimiento de nuestra lección de vida, mientras que cada uno de ellos lidia con sus propias tareas.

De igual manera, si vivimos con la suficiente sensibilidad y asertividad, vamos a cuidar de no actuar en contra de nuestro prójimo, y de no pronunciar palabras sarcásticas, hirientes, ofensivas o mal intencionadas, recordando que las palabras tienen poder. Entonces, viviendo de una manera consciente, ya no será necesario perdonar o pedir perdón, porque no habrá ofensa que perdonar.

Según un evolucionado y antiguo paradigma, como el Ho’ponopono, no basta con ser impecable con las palabras y las acciones, sino que también debemos cuidar nuestros  pensamientos, ya que somos responsables 100% de absolutamente todo lo que le pasa a todos. Desde esta perspectiva, si una memoria o creencia negativa nos atrapa, debemos pedir perdón a la divinidad.

Cuando pedimos  perdón a la Divinidad por haber albergado pensamientos que nos han separado de nuestra Unidad con Dios, el pensamiento nocivo desaparece. Para lograr esto, es necesario pedir perdón, varias veces al día,  con la finalidad de que la razón que está detrás del pensamiento negativo aparezca en la superficie y sea liberada,  consecutivamente, el amor, la paz y un sentido de unidad con todo nos va a invadir.

perdonar
El perdón es un trabajo interno, ya que no hay nada afuera nuestro. Lo que vemos en el exterior son solamente nuestros propios pensamientos de las personas y situaciones que nos rodean, es decir, nuestras propias percepciones.

 

De acuerdo con el Ho’ponopono, somos la suma total de todos los pensamientos, emociones, palabras, hechos y acciones pasadas, y nuestras vidas presentes y nuestras elecciones están marcadas por este banco de memoria del pasado, de tal manera que al iniciar el proceso de corrección de errores se cambian nuestras vidas, familias, comunidad y planeta.

 

No hay nadie afuera de nosotros haciéndonos nada. Todo ha sido formado por nuestras memorias, nuestros programas, y sólo nosotros podemos borrarlos. Todo lo que vemos fuera de nosotros, todo nuestro mundo es tan solo una proyección de la manera cómo hemos registrado la información. Cada vez que nos encontremos ante estas circunstancias negativas, debemos decirnos mentalmente, desde el corazón: Lo siento, perdóname por lo que  está en mí que ha creado esta situación, corrige por favor este error y transmútalo. Luego decimos: te amo, gracias.

 

Al hacer esto estamos pidiendo a la Divinidad que cancele programas y memorias alojados  en nosotros para que sean cancelados también en las otras personas.

 

Como parte del proceso de perdón, se debe recitar lo siguiente:
“Divino Creador, padre, madre e hijo en uno… Si yo, mis parientes y mis antepasados te hemos ofendido a ti, a tus parientes y a tus antepasados, de pensamiento, palabra y obra, desde el principio de nuestra creación hasta el presente, te pedimos humildemente perdón… Deja que esto limpie, purifique. Borre todas las memorias negativas, los bloqueos, las energías y vibraciones, y que estas energías no deseadas se transmuten en Luz Pura… Y ya está hecho.”

 
perdon
Como parte de nuestro Programa de Formación Integral para Terapeutas Holísticos tenemos contemplado el desarrollo de un seminario mensual, para enseñar  cada una de dichas  técnicas profesionales complementarias: El sistema de los chakras, reiki y la Sanación (parte 1), El sistema de los chakras y los Arquetipos (parte 2), Técnicas de Protección y limpieza energética, Taller vivencial del Perdón, Afirmaciones Sanadoras, Pensamiento Creativo, Ley de Atracción, Mapa del Tesoro, Empoderamiento Personal, Reiki y Ho’oponopono, Reiki y Masaje de los Marmas, etc.

 

Leave your thought