LA IMPORTANCIA DE LA RELAJACION EN LA SANACION

relajacion

La técnica de relajación es un método o procedimiento que ayuda a una persona a reducir su tensión física y/o mental. Generalmente permiten que el individuo alcance un mayor nivel de calma, reduciendo sus niveles de estrés y ansiedad. La relajación física y mental está íntimamente relacionada con la alegría, la calma y el bienestar personal del individuo.

La relajación de la tensión muscular, el descenso de la presión arterial y una disminución del ritmo cardíaco y de la frecuencia respiratoria son algunos de sus beneficios en la salud.
Existen diversas técnicas que permiten al individuo mejorar su estado de relajación. Algunos de los métodos pueden ser efectuados por el propio individuo, pero otros requieren la ayuda de otra persona o, incluso, de un profesional.

Para la práctica de la relajación, yo te recomiendo que leas el ejercicio y lo grabes previamente.

Ejercicio de relajación muscular pasiva

Concéntrate en tu respiración. Siente como entra y sale el aire por las fosas nasales. Nota el roce suave sobre las aletas nasales. Percibe como tus pulmones se dilatan y se contraen (sí tienes dificultad en concentrarte ves contando las respiraciones: 1, inspiro-expiro, 2, inspiro-expiro, 3,…).

Cuando te hayas concentrado bien en la respiración pasa a llevar tu concentración a tu mano derecha. Siéntela, nota su forma, su volumen, su peso y su temperatura. Incluso puede percibir la sutil vibración u hormigueo de la circulación de la sangre por su interior. Mentalmente te repites “noto mi mano pesada… muy pesada”. Vas notando como tu mano se te queda “muerta” y muy pesada.

Percibe ahora tu antebrazo, codo, brazo y hombro derecho. Siente esa zona de tu cuerpo con toda la concentración de tu mente. Date cuenta como se relaja esa zona simplemente al mantener tu atención sobre ella.

Lleva ahora tu concentración a la mano, brazo y hombro izquierdo y repite el mismo proceso. Te repites “noto mi brazo izquierdo completamente pesado”.

Compara los dos brazos y llévalos al mismo nivel de relajación. Ambos los puedes percibir en el estado más completo de relajación muscular. Tan pesados… como si estuviesen hechos de plomo… Tan relajados… tan relajados… que ahora notas incluso como si flotasen…

Siente los hombros, el cuello y la nuca. Centra toda tu atención ahora en esta zona. Siente como se afloja y nota de manera clara el peso de tu cabeza. Al relajar la nuca y el cuello experimenta la sensación de cómo si tu cabeza se abriese, se liberase de todo tipo de tensión.

Suelta ahora tu mandíbula… los labios… Sitúa la punta de la lengua en la parte alta del paladar. Siente y afloja las mejillas… la nariz… los párpados y los ojos. Imagínate que los ojos flotan en un líquido y por tanto no sientes la menor tensión en ellos. Ablanda y alisa tu frente y todo el cuero cabelludo…

Comprueba como toda tu cabeza se ha quedado en el más completo estado de relajación…
Repasa y compara el nivel de relajación de tus manos, brazos, hombros y cabeza…
Siente tu ritmo respiratorio… el pecho se expande y se contrae… Percibe los ligeros movimientos en las costillas y en el abdomen… como sube y baja… Nota los latidos de tu corazón… No trates de influir en tu ritmo respiratorio, simplemente lo notas. Toda esta zona se va relajando y tú lo percibes…

Deja que los músculos de tu abdomen pierdan su tensión. Deja que se suelten y aflojen…
Revisa toda tu columna desde el cuello hasta el sacro. Esta aflojada y con ella toda tu espalda… nota como se ablanda, se “abre” … Siente como le abandona toda la tensión.
Lleva tu mente a las caderas… si experimentas alguna tensión en esta zona, simplemente al concienciarla va desapareciendo hasta alcanzar un estado de relajación completa.

Pasa ahora a los glúteos y piernas. Percibe estos grandes músculos, ahonda tu atención en ellos hasta que notes como se aflojan… los muslos… las rodillas… las pantorrillas…
Centra tu atención en los tobillos… y los pies… Afloja con tu simple atención las plantas… los empeines… los talones… y los dedos.

Descubre ahora en tus piernas la sensación de gran pesadez… como si estuvieran hechas de plomo… Compara tus dos piernas con tus dos brazos y observa como disfrutan de igual nivel de relajación.

Concéntrate en tus cuatro extremidades, brazos y piernas, hasta que las lleves a nivel más profundo de relajación que te puedas imaginar.

Extiende esa sensación a todo tu cuerpo y siente como éste se hunde en las más profunda y completa relajación.

Repítete mentalmente, para ti, en silencio, “me siento tranquilo, me siento en paz”.